Reprogramar la centralita del coche: qué es y qué se consigue

Hoy  desde dinsore.com queremos ayudarte a resolver algunas dudas acerca de una modificación que puede mejorar el rendimiento de tu coche.

Reprogramar la centralita de los coches, una práctica también conocida como “chip tuning”, puede mejorar el rendimiento de los mismos. De hecho, es una práctica habitual en el mundo del motor para obtener un plus de potencia.

¿Qué es la reprogramación de la centralita?

Reprogramar centralita de coches

Desde hace un par de décadas, los motores de los coches cuentan con una gestión electrónica de la inyección, una tarea de la que se encarga la centralita del coche (ECU).

La ECU se encarga de gestionar el motor utilizando variables como las revoluciones, temperatura del motor, temperatura del aire o densidad del mismo. Una información que evalúa junto a datos procesados en un chip de memoria entre los que se encuentran la cantidad de combustible ideal, la presión o el momento de inyección óptimos. Unos parámetros manipulables mediante la reprogramación.

Con la reprogramación de la centralita se consigue aumentar el par motor y la potencia del propulsor mejorando las prestaciones del coche. Una modificaciones más efectivas en motores con turbo o compresor y menos en motores de gasolina atmosféricos.

Esta modificación de la centralita permite alterar otros parámetros como anular el filtro de partículas o válvula EGR, cambiar las limitaciones del par, suprimir el limitar de velocidad o la respuesta del acelerador, adaptar los parámetros a nuevos componentes instalados diferentes a los de serie…

¿Cómo se hace?

Las modificaciones en la programación de la centralita del vehículo se suele hacer conectando un ordenador portátil a la toma de diagnosis del vehículo, siendo un método no invasivo: se modifican los parámetros de fábrica y se graban en la memoria del chip sobreescribiendo la información original.

En algunos casos, puede ser necesario que la conexión se haga directamente con la ECU por lo que implica el desmontaje y manipulación de la misma.

La alteración de los parámetros gestionados por la ECU puede afectar en aspectos como consumo de combustible del mismo. En teoría, se hace para conseguir una conducción más eficiente pero al incrementar la potencia se puede tener la tentación de pisar más el acelerador y perjudicar el consumo.

Una reprogramación del coche excesivamente agresiva puede afectar a la vida del motor. No es lo mismo, incrementar la potencia en un 10% que exigir al motor un rendimiento un 40 o 50% mayor del ofrecido de serie.

Por eso conviene que este tipo de modificaciones las lleven a cabo personas cualificadas y con experiencia en ello.

Previous post
Next post

Comments are closed.